Deshacerse en su propio estallido

La frialdad me gana el cuerpo, la inspiración, a punto de congelarse y romperse en millones de cristales,    millones… Quien lo hubiera imaginado, estar esparcido en tantos diminutos pedazos y todavía seguir respirando un vaho triste y melancólico. Me gana la frialdad el cuerpo y las ideas, el rostro, la mirada, se congela mi retina, mis palabras, mi alma es un cristal de hielo a … Continúa leyendo Deshacerse en su propio estallido